Pues supongo que claro que quieres que te reconozcan. Salvo aquellos momentos de anonimato, prácticamente a todo el mundo le agrada un reconocimiento.

Y para concretar, si nos enfocamos en negocios y comercio, se me ocurren dos tipos de reconocimiento en ese ámbito.

El primer tipo es el reconocimiento interno en una empresa u organización: valoración que nos hacen de nuestro trabajo. Se trata de uno de elementos más importante de motivación de las personas, la necesidad de reconocimiento.
Tomando como referencia a Maslow, después de cubrir nuestras necesidades básicas y nuestras necesidades de seguridad; las necesidades de reconocimiento y pertenencia a una comunidad vienen después, es decir en tercer lugar. Después, según él, vienen otras. Todo depende en que medida vamos cubriendo necesidades.

El segundo, muy ligado al primero y el que me interesa: reconocimiento de los clientes de un negocio. Otro tipo de reconocimiento, pero a la postre se trata de lo mismo. Reconocimiento de nuestras particularidades: gustos, preferencias, gestos, costumbres… ¿a quién no le gusta eso?.

Por tanto, si todos estamos de acuerdo en la importancia de reconocimiento. ¿Cómo reconocemos a nuestros clientes en nuestros negocios, comercios u organizaciones?

Para acudir a nuestra ayuda, además de nuestro propio talento, tenemos a nuestra disposición la “CRM”, de las siglas en inglés “Customer Relationship Management”, o administración basada en la gestión con los clientes. Evito utilizar términos en inglés, siempre que puedo, pero a veces, como es el caso, casi nadie utiliza el término en castellano.

En pocas palabras, se trata de un modelo de gestión enfocado al cliente. Nuestra estructura está al servicio del cliente (nada sorprendente debiera ser). Por tanto, lógicamente, lo primero que necesitaremos es un sistema de gestión de base de datos, ello nos llevará a un mayor conocimiento de nuestros clientes.

El conocimiento profundo de nuestros clientes nos llevará a una ventaja competitiva fundamental. Las aplicaciones son infinitas. Huimos en definitiva del tratamiento generalizado de nuestro cliente e intentamos personalizar al máximo.Nada de masas ni rebaños. No es tan fácil, pero se puede hacer.

award-155595_640

¿Profundizamos?

“La técnica es el esfuerzo para ahorrar esfuerzo”

José Ortega Y Gasset (filósofo y ensayista, Madrid 1883- Madrid 1955)