En un entorno de saturación de la oferta y con muchos sectores maduros,en un nivel de desarrollo alto, es necesario conocer a qué clientela nos enfocamos.

Cualquier negocio u organización debería conocer a qué mercado se dirige. Naturalmente, podemos optar sin más a lanzar nuestro producto o servicio de manera genérica, sin precisar. ¿Pero, y si profundizamos un poco más, no será mejor?

Normalmente, el público objetivo de nuestro negocio lo podemos clasificar por varios criterios: edad, sexo, lugar de residencia, situación familiar, ocupación, nivel socio económico (estudios, renta…), hábitos de compra…

Lee mas