Seguramente todos hemos escuchado anteriormente lo que es un plan de negocio o plan de empresa. ¿Y para qué sirve? Para responder a esa pregunta, podemos hacer varias analogías:

¿Cuándo eres más efectivo en el momento de hacer la compra, con lista o sin ella?; ¿cuándo llegas antes a un destino nuevo: si consulta la localización antes o sin consultar?; ¿cuándo ahorras más: cuándo controlas los gastos o cuándo te dejas llevar?;¿cuándo aprovechas mejor el tiempo, con agenda o sin agenda? ,¿ por cierto, a qué esperas a utilizar agenda?. 🙂

business-idea-534228_640

Naturalmente, está el placer de improvisar. Claro. Si nos olvidamos la sal en la cesta de la compra, podemos volver al super, no pasa nada. Si llegamos una hora tarde a esa cita porque nos hemos perdido y nuestro GPS no nos supo llevar, no tiene porqué no pasar nada. Pero, en su negocio, los errores o falta de previsión pueden tener consecuencias nefastas para su bolsillo (y el de las personas que haya podido embarcar en su proyecto).

Sin embargo, con un plan de negocio personalizado (no vale comprar uno standard en internet), elaborado por un profesional especializado en comercio que posteriormente realice un seguimiento, te puede ayudar a saber, por ejemplo:

  • ¿Cuál es su volumen de ventas necesario para cubrir sus gastos (fijos y variables)?. Punto muerto o umbral de rentabilidad. Cofeccionar objetivos a partir de ahí.
  • La viabilidad de tu negocio a corto, medio y largo plazo. Desarrollar previsiones.
  • Desarrollar una estrategia para nuestro proyecto y su estructura.
  • Descubrir las características de tu clientela y explotarlas.
  • Conocer qué productos o servicios te aportan más beneficio, cuáles te aportan más clientes (no es lo mismo) , cuáles son prescindibles…
  • Como guía o hoja de ruta.
  • Optimizar la superficie de venta, logrando un mayor rendimiento por metro cuadrado.

business-1137367_640

En fin, la lista podría continuar, aunque creo que sobran argumentos. Me gustaría además precisar sobre el plan de empresa, varios puntos :

  • No es un trámite sin más en la creación de una empresa y además sirve en cualquier momento o vida de la empresa.
  • Pese de tener un plan, seguro que habrá que hacer correcciones (que no improvisar) sobre nuestro plan de empresa. Deberemos por tanto ser flexibles.
  • Nos sirve además para reflexionar y extraer más jugo a nuestra idea de negocio.
  • Sirve también como aval y presentación ante terceros.

Y es que como dijo Séneca:

“No hay viento favorable para un barco sin rumbo”