Aprovechando la feria de la franquicia en Madrid, del 21 al 23/04, planteo la reflexión sobre qué modelo de negocio deberíamos elegir. ¿Franquicia o no?

El modelo  de franquicia sigue creciendo en España año tras año, pero todavía representa una porción del comercio pequeña , sobre el 5% ,poca con relación a los países de nuestro entorno como Francia o Gran Bretaña donde supera el 35%. Pese a ello, todo indica un potencial de crecimiento elevado.

umbrella-1014057_640

Por si acaso, como introducción, conviene aclarar lo que es una “franquicia”. La franquicia es un contrato entre dos partes; el franquiciador que posee la marca y el modelo  de negocio y el franquiciado que utiliza la marca. El contrato de franquicia da derecho pues a la explotación de un sistema propio de comercialización de productos o servicios. Entre las dos partes, existen claro está, un conjunto de derechos y obligaciones.

Hecho este paréntesis, si estamos dándole vueltas sobre que modelo de negocio elegir y valoramos aprovecharnos de una franquicia, conviene valorar diferentes aspectos.

Ventajas:

  • Se supone que estamos aprovechando un modelo de negocio ya probado, con éxito. Por lo tanto, menos riesgo.
  • Se nos transmite un saber hacer (know-how). Fórmula “llave en mano”, normalmente.
  • Imagen corporativa unificada.
  • Negociación con proveedores ya cerrada.
  • Modo de entrada cómodo para personas con poca experiencia empresarial o de comercio.

Desventajas:

  • Lo que “a priori” se supone que es un modelo de negocio probado, en ocasiones no lo es.
  • Margen de maniobra o autonomía escasa. El franquiciado impone normalmente una serie de condiciones de obligado cumplimiento: proveedores, imagen corporativa, gama a comercializar…
  • El éxito del franquiciado depende en gran medida del éxito del franquiciador. (las dos caras de la moneda)
  • Los pagos al franquiciador pueden penalizar seriamente la rentabilidad de nuestro negocio. (Sólo gana uno)

A observar y vigilar:

  • Sobre todo las cláusulas de contrato típicas : royalties , canon de entrada, exclusividad en una zona, inversiones,apoyo de marca (se debe especificar claramente en qué consiste)
    Si se trata de moda : qué condiciones de entrega y recogida de mercancía
  • Es conveniente que nos fijemos y se nos proporcionen datos económicos de las tiendas propias  que posee la marca franquiciadora. A examinar la proporción tiendas propias en comparación con franquiciadas. En mi opinión, menos de 10% de proporción de cadenas propias y un número bajo en total no es buena referencia.
    Es obligado,verificar, por tanto, que efectivamente es un modelo de negocio probado con éxito.

contract-1020433_640

Mi recomendación:

  • Si conocemos a fondo el sector y tenemos experiencia empresarial, hay que sopesar seriamente qué nos aporta la franquicia. ¿Qué valor añadido hay?
  • Dejarse aconsejar por expertos a la hora de firmar contratos para evitar clausulas claramente desfavorables. Mantener un contacto con un asesor externo que nos ofrece una visión global del sector. Muy útil además en caso de discrepancias o incluso litigios.

Me permito recomendar un buen buscador de franquicias de éxito, en cual “Comercio Sencillo” colabora: http://www.quefranquicia.com/.

Además, por otro lado, para finalizar, si tiene la suerte de disponer de un modelo de negocio exportable. ¿Ha pensado en franquiciar? Soy todo oídos..

¡Suerte con la elección!